Índice general de volumen

Prefacio del prof. Juan Rist.

Abreviaciones

Introducción

Capítulo I Aclaraciones preliminares.

1) Se requiere el coraje de la Verdad.

2) Es necesario que el pastor hable, cuando debe, y no callar.

3) Licitud de la corrección de los superiores.

4) El Sumo Pontífice y su infalibilidad en la sana doctrina católica.

  1. a) La Iglesia, su unidad y sus miembros.
  2. b) Origen y finalidad del primado papal.
  3. c) Ejercicio del Primado petrino en los diversos ámbitos: enseñanza, santificación, gobierno.
  4. d) Infalibilidad de la Iglesia y del Magisterio papal
  5. e) Aclaraciones sobre la Tradición y su relación con el Magisterio papal.

5) El Papa está sujeto a la ley divina y obligado por el mandato dado por Jesucristo a su Iglesia; el Papa está al servicio de la Palabra de Dios y no por encima de ella.

  1. a) Es necesario distinguir bien el verdadero desarrollo de la doctrina de la alteración de la misma.

6) Errores de algunos Papas en la historia.

7) La enseñanza de la Tradición sobre la conducta que se debe tomar cuando el Papa se desvía de la fe; aclaraciones sobre el principio: "Prima Sedes a nemine iudicatur".

8) ¿Qué pasaba cuando un Papa se equivocaba con respecto a la doctrina?

9) Examen de algunas declaraciones interesantes de Mons. Fernández, supuesto escritor fantasma de Amoris Laetitia, sobre el cambio de doctrina que hizo el Papa a través de esta exhortación.

  1. a) Monseñor Fernández no establece adecuadamente la cuestión de la legitimidad o ilegitimidad de los cambios realizados por el Papa.
  2. b) Monseñor Fernández no precisa los aspectos fundamentales del verdadero desarrollo de la sana doctrina que permitan distinguirla de sus alteraciones.
  3. c) Monseñor Fernández no toca en lo más mínimo la cuestión de los límites del ministerio e infalibilidad del Papa, ni la de los errores de los Papas en la historia.
  4. d) Monseñor Fernández no toca en modo alguno el caso del Papa hereje.

10) El grave deber del superior, especialmente del Papa, de corregir al inferior que peca o difunde errores en el campo doctrinal.

11) Mi respuesta a un artículo de Fastiggi y Goldstein sobre la crítica pública a los errores del Papa.

12) Mi respuesta a otro artículo del prof. Fastiggi que no señala que el Papa puede cometer errores e incluso caer en la herejía, como enseña la sana doctrina y la historia de la Iglesia.

Capítulo II La evidente estrategia papal que condujo a Amoris Laetitia y las graves consecuencias que le siguieron.

1) Avisos de cambio de doctrina antes del Sínodo de 2014.

2) El Sínodo de 2014, las "manipulaciones" y reacciones al mismo.

3) El Sínodo de 2015, las "manipulaciones" y reacciones al mismo.

4) La publicación de Amoris Laetitia y las reacciones a la misma.

a) El "cambio de paradigma" está en marcha.

b) Reacciones importantes de obispos e intelectuales católicos en la línea de la sana doctrina.

Apéndice I. La significativa presentación de Amoris Laetitia con los errores del cardenal Schönborn… y las alabanzas del Papa.

Apéndice II La importancia de la terminología y la estrategia para pasar el "cambio de paradigma", es decir, los errores doctrinales y pastorales, de una manera "discreta" pero real.

Capítulo III De las desviaciones doctrinales, por Amoris Laetitia, sobre la contrición y las gravísimas consecuencias que acarrea.

1) La doctrina católica sobre la contrición.

a) La contrición en el marco de la doctrina bíblica sobre la conversión del pecador.

b) La contritio: de los términos hebreo y griego de la Biblia a la tradición patrística y por tanto a la tradición teológica, medieval, latina.

c) Afirmaciones fundamentales del art. Tomás de Aquino sobre la contrición.

d) Afirmaciones iluminadoras de S. Antonio de Padua sobre la contrición.

e) Verdades fundamentales sobre la contrición afirmadas en los Concilios Ecuménicos de Florencia y Trento.

f) Importantes declaraciones del Catecismo Romano sobre la contrición.

g) Declaraciones importantes del Catecismo Mayor de S. Pío X y el Catecismo de la Iglesia Católica sobre la contrición.

g, 1) La contrición debe ser sobrenatural.

h) Documentos recientes y afirmaciones de los Papas y más en general de la Santa Sede que tratan de la contrición.

2) ¿Cómo verificar que la contrición, la gracia y la caridad están en el alma?

3) Un elemento fundamental de la contrición: la resolución de no pecar y de huir de las próximas ocasiones de pecado.

a) Fuerte contraste entre algunas afirmaciones de la carta de los obispos argentinos respecto de la Escritura, la Tradición y el Magisterio en cuanto a la finalidad necesaria para una válida absolución.

b) Errores sobre la contrición del Cardenal Coccopalmerio, del Cardenal Sistach, y de un famoso Arzobispo muy cercano al Papa... obviamente el Papa no condena tales errores...

4) La resolución verdadera y por tanto eficaz de no pecar incluye la resolución de huir de las ocasiones futuras de pecado, pero Amoris Laetitia no habla de esto.

a) Indicaciones magisteriales sobre la obligación de huir de las próximas ocasiones de pecado.

b) Santo Tomás nos habla de la necesidad y obligación que tenemos de huir de las ocasiones de pecado que se avecinan.

c) San Alfonso M. de 'Liguori nos habla de la necesidad y obligación que tenemos de huir de las ocasiones de pecado que se avecinan.

5) Errores presentes en algunos libros del prof. Buttiglione apoyado por algunos cardenales.

a) Contrariamente a lo que afirma Buttiglione, para tener una Confesión válida se necesita la contrición y por tanto la resolución del penitente de no pecar más. Si falta el propósito, la Confesión no es válida.

b) Contrariamente a lo que dice el prof. Pero el pecado grave es pecado mortal y el pecado mortal es pecado grave.

c) Aclaraciones importantes con respecto a lo que dice el prof. Buttiglione en páginas 186ss de su libro: “Respuestas amistosas…”.

d) Aclaración sobre las declaraciones del prof. Buttiglione sobre la corrección, que el Confesor debe hacer, del penitente y en particular del penitente divorciado vuelto a casar.

e) Un error fundamental del prof. Buttiglione y algunos de los que le siguen.

6) Aclaraciones sobre el propósito de no pecar, sobre varios temas relacionados con él y sobre varias declaraciones de Amoris Laetitia.

a) ¿Todos pueden vivir según la Ley de Dios? ¿Qué pensar de aquellos que en varios niveles no tienen dominio sobre sus acciones y por lo tanto no son responsables de sus acciones?

b) El propósito de no pecar más, que forma parte de la contrición, es un compromiso de vivir según toda la Ley de Dios, en la caridad, y de no violar ni uno solo de sus mandamientos.

b, 1) ¿Qué resolución de no pecar se debe exigir a las personas con capacidad limitada de entendimiento y voluntad?

b, 2) Errores sobre la resolución necesaria para la absolución válida y sobre varias cuestiones relacionadas con ella en Mons. VM Fernández, en la carta de los Obispos argentinos y en Amoris Laetitia.

b, 2,1) Monseñor Fernández evidentemente no sabe qué es el escándalo según la sana doctrina... y Amoris Laetitia parece seguirle en este error.

b, 2,2) Si el penitente tiene la gracia santificante, tiene la caridad que le hace oponerse radicalmente a la realización de actos gravemente contrarios a la ley divina.

b, 2,3) Mons. Fernández y Amoris Laetitia prácticamente anulan importantes verdades de sana teología moral, incluida la necesidad, para una válida absolución sacramental, de la resolución de no pecar.

b, 3) Un importante documento firmado por Cardenales y Obispos reafirma, después de Amoris Laetitia, la doctrina tradicional sobre la resolución para la absolución sacramental de los divorciados vueltos a casar.

b, 4) Dos documentos de los obispos kazajos con los que reafirman, contra los errores que se difunden, la doctrina tradicional sobre la intención de la absolución sacramental de los divorciados vueltos a casar.

b, 5) La Declaratio final de la conferencia "Iglesia católica, ¿adónde vas?", Roma, 7 de abril de 2018, aprobada por varios cardenales y obispos presentes, reafirma la doctrina tradicional sobre la intención de la absolución sacramental de los divorciados y vuelto a casar

b, 6) Un documento reciente “La Iglesia del Dios vivo, columna y sostén de la verdad” (1 Tim 3)…”, firmado por cardenales y obispos, reafirma la doctrina tradicional sobre la resolución para la absolución sacramental de los divorciados y se volvió a casar.

b, 7) La absolución condicional y la situación de los que tienen diversos condicionamientos psíquicos y no pretenden vivir según toda la Ley de Dios.

7) Sobre la ley de la gradualidad y "gradualidad de la Ley".

a) Las afirmaciones de S. Juan Pablo II y otras declaraciones importantes sobre este tema.

b) Algunas declaraciones importantes de S. Thomas que se conectan con el tema de la ley de la gradualidad y que lo iluminan.

c) Ideas importantes sobre la doctrina de S. Tomás sobre la Nueva Ley y su gradualidad intrínseca.

d) La "gradualidad de la Ley" en la carta de los obispos argentinos, en Amoris Laetitia y en Mons. Fernández, supuesto escritor fantasma de esta exhortación.

d, 1) La "gradualidad de la Ley" en algunos escritos de Mons. Fernández.

d, 2) La "gradualidad de la Ley" en Amoris Laetitia y en la carta de los obispos argentinos.

d, 3) La "gradualidad de la Ley" como acto de "misericordia".

8) ¡Los preceptos negativos de la Ley de Dios, incluido el que prohíbe el adulterio, siempre obligan en todas las circunstancias!

a) La maldad intrínseca del adulterio.

b) Contrariamente a lo que dice la carta de los Obispos argentinos, los preceptos negativos de la Ley de Dios, incluido el que prohíbe el adulterio, ¡obligan siempre en todas las circunstancias!

c) El testimonio de los mártires indica que nunca es posible violar los preceptos negativos del Decálogo; no cometer adulterio es posible.

d) La Ley de Dios se puede vivir con la ayuda de la gracia y la oración; un importante texto del s. Alfonso M. de Liguori.

9) Castidad, adulterio y divorcio.

a) ¡Entre los adúlteros no hay vida conyugal ni acto conyugal lícito!

b) Importantes aclaraciones sobre el adulterio; el robo en algunos casos puede ser un pecado objetivamente venial pero el adulterio es siempre un pecado objetivamente grave.

10) Si el adulterio es muy grave, la homosexualidad practicada es más grave... pero el "cambio de paradigma" también favorece a esta última.

a) La condena de los actos homosexuales por la sana doctrina católica.

b) "Aperturas" evidentes respecto a la homosexualidad practicada.

11) Aperturas claras del "cambio de paradigma" a la anticoncepción también en nombre de Amoris Laetitia.

12) Ataque radical a los fundamentos de la doctrina moral católica, y por tanto al precepto que prohibe los actos impuros, también a través del n. 303 de la Amoris Laetitia; significativas declaraciones de A. Riva y de los obispos malteses en esta línea.

13) Aclaraciones sobre lo que la nota 364 y ​​el n. 311 así como los núms. 296s de la Amoris Laetitia.

a) Aclaraciones sobre el n. 311 de Amoris Laetitia: El amor de Dios es eterno e infinito pero el pecador que no lo acoge con verdadera contrición está condenado.

b) Aclaración sobre el n. 296s de Amoris Laetitia: el infierno existe... ¡y la condenación eterna también!

c) El verdadero fin de no pecar más, necesario para la remisión de los pecados, y nota 364 de Amoris Laetitia.

d) La necesaria integridad de la Confesión y algunas declaraciones del Papa Francisco sobre este tema.

d, 1) El Confesor está obligado a indagar sobre la conciencia del penitente y en algunos casos está obligado a interrogarlo.

d, 2) Algunas declaraciones "significativas" del Papa Francisco sobre la integridad de la Confesión y sobre las preguntas del Confesor.

14) Es inválida la absolución sacramental dada al penitente que carece de contrición.

a) Base bíblica y enseñanza patrística.

b) La enseñanza de los autores medievales hasta el siglo XIII. y las declaraciones del Concilio de Letrán II.

c) La enseñanza de S. Tomás, León X y los Concilios Ecuménicos de Florencia y Trento.

d) Enseñanza del Catecismo Romano, de algunos Papas de ese período y de S. Alfonso M. de 'Liguori.

e) Enseñanzas del Catecismo de S. Pío X, del Ritual Romano, de la Sacra Congregatio de Propaganda Fide y de algunos importantes moralistas.

f) Enseñanza reciente de los Papas y de las Congregaciones vaticanas.

g) Consideraciones finales sobre la nulidad de la absolución dada en ausencia de contrición del penitente.

15) Aclaraciones al n.5 de la carta de los obispos argentinos aprobada por el Papa Francisco: el sacerdote debe corregir a quien se encuentra en situación de pecado.

16) Aclaraciones sobre la nota 329 de Amoris Laetitia y sobre los errores a los que abre las puertas.

Capítulo IV La sana doctrina sobre la conciencia moral, y algunos errores que se desprenden de Amoris Laetitia.

1) La conciencia moral a la luz de la sana doctrina.

2) La conciencia moral no es infalible; el caso de la conciencia moral errónea.

3) La buena conciencia moral cristiana y la conciencia infalible de los santos.

4) Fe, caridad y conciencia moral cristiana.

5) Educación y formación de la conciencia A) La conciencia moral cristiana frente al Magisterio y los errores del "Magisterio".

6) Cuestiones relativas a la situación de los divorciados vueltos a casar en la Iglesia y la doctrina católica sobre la conciencia moral cristiana.

7) Aclaraciones sobre algunas afirmaciones del Papa Francisco sobre la conciencia moral en Amoris Laetitia n. 37.

8) Aclaraciones sobre algunas afirmaciones del Papa Francisco sobre la conciencia moral en Amoris Laetitia n. 303.

a) Las declaraciones de Amoris Laetitia y su significado.

b) Una conciencia moral cristiana nunca puede creer con sinceridad y honestidad y descubrir con cierta certeza moral que Dios le permite hacer lo que Él mismo prohíbe absolutamente, siempre y sin excepción.

c) Algunas declaraciones significativas de obispos en la línea de Amoris Laetitia 303.

9) Análisis del significativo comentario de Mons. Fernández, autor presuntamente oculto de Amoris Laetitia, a las afirmaciones de la exhortación sobre la conciencia moral.

a) El significativo comentario de Mons. Fernández a las afirmaciones de Amoris Laetitia sobre la conciencia moral.

b) Análisis del significativo comentario de Mons. Fernández a los enunciados de la exhortación sobre la conciencia moral.

b, 1) Monseñor Fernández no especifica cosas fundamentales sobre el juicio que una persona debe hacer en conciencia sobre su estado de gracia.

b, 1,1) Sobre qué signos basar el juicio de la conciencia moral sobre el pasado para verificar el estado presente de gracia santificante del alma.

b, 1,2) El juicio de la conciencia moral sobre el futuro y la disposición moral de quienes aceptan cometer actos graves, contrarios a la Ley de Dios.

b, 2) Monseñor Fernández apoya los errores de Amoris Laetitia y critica a quienes se les oponen...

10) Errores del cardenal Vallini y del cardenal Müller sobre los divorciados vueltos a casar que están convencidos en conciencia de la nulidad de su primer matrimonio.

Capítulo V La sana doctrina sobre la caridad y sobre la Ley de la caridad así como algunos errores que se desprenden al respecto a través de Amoris Laetitia.

Introducción

1) Indicaciones fundamentales sobre la caridad en la Sagrada Escritura.

a) Aclaraciones sobre la caridad en el AT

b) Los términos que usa la Escritura para indicar la caridad.

2) La caridad está supremamente en Dios; Dios es Caridad.

3) La caridad resplandece en Cristo y es parte fundamental de la enseñanza de Cristo.

4) La caridad en nosotros.

a) La caridad nos permite participar de la caridad divina y es el fin de la Ley.

b) La caridad nos hace observar los mandamientos de Dios.

b, 1) Mandamientos positivos y negativos y caridad.

c) La caridad se pierde por la inobservancia de los mandamientos, es decir, por el pecado grave.

d) Se ordena la caridad.

d, 1) La caridad nos prepara para perderlo todo y morir antes que pecar.

d, 2) Orden de caridad y martirio.

d, 3) Aclaración: ¡la caridad no nos hace pecar ni siquiera para evitar daños muy graves al prójimo!

5) La Ley de la Caridad.

a) Aclaraciones fundamentales sobre la ley y en particular sobre la ley natural y sobre la ley revelada.

a, 1) La ley natural.

a, 2) La ley divina revelada y en particular la ley antigua.

a.3) La Ley de la caridad.

a, 4) Santo Tomás nos habla de la ley de la caridad.

b) ¿Cuál es la relación entre la Ley Natural y la Ley divina positiva? ¿La ley divina positiva informa solo la ley natural o algo más?

b, 1) Sólo la ley divina positiva y en particular la ley de la caridad mandan la fe, la esperanza y la caridad.

c) ¿Puede el hombre dispensar de la observancia de los preceptos de la ley divina? No.

d) No hay epikeia sobre las normas del Decálogo.

e) Como Amoris Laetitia en el n. 304s hace a un lado astutamente la Ley revelada...

e, 1) Examen en profundidad de I-II q. 94 a.4, texto citado en Amoris Laetita n. 304.

f) Repito: Amoris Laetitia en los nn. 304s desaparece increíblemente, en un punto esencial de la moral, la Ley revelada y por tanto la Ley de la caridad, veamos por qué.

g) Declaraciones significativas del presunto autor en la sombra de Amoris Laetitia sobre la obligación absoluta de las normas morales negativas.

h) Indicaciones claras que nos llevan a creer que el Papa deja de lado la doctrina según la cual las normas negativas de la ley divina son obligatorias siempre y en todas las circunstancias.

6) La caridad no lleva al adulterio; entonces. 301 de Amoris Laetitia cita s. Tomás para afirmar lo contrario de lo que dice el santo.

a) no 301 de la Amoris Laetitia.

b) ¿Qué significa realmente s? Tomás con su comentario (I-II, q. 65, a. 3, ad 3) sobre las palabras de S. Beda citado en Amoris Laetitia 301; examen de pasajes "paralelos" en las obras del s. Doctor.

c) Examen en profundidad del texto de I-II q. 65 a. 3 citado por Amoris Laetitia y aclaraciones.

d) ¿Qué dice el texto de S. Tommaso De Malo, q. 2, un. 2 y por qué se cita junto con I-II q. 65 a. 3?

e) El Papa cita a S. Thomas a dejar pasar algo que lo mismo s. Tomás condena.

f) ¿Cuándo se pierde la caridad? St. nos lo explica. Tomás.

7) La caridad fraterna en la sana doctrina y en Amoris Laetitia.

a) Indicaciones fundamentales sobre la caridad fraterna en la Biblia y en los Padres de la Iglesia.

a, 1) La caridad fraterna en la Biblia.

a, 2) La caridad fraterna en las enseñanzas de los Padres de la Iglesia, de los Doctores y del Magisterio.

b) Aclaraciones sobre la caridad fraterna con particular referencia a lo que afirma Amoris Laetitia.

b, 1) Cristo, modelo supremo de la caridad fraterna, nos enseñó a no caer en el pecado ya caminar por el camino de la cruz y del martirio.

b, 2) La caridad fraterna nos hace ayudar a nuestro prójimo a caminar por el camino de la Ley de Dios, es decir, por el camino de la Cruz, ya estar preparados para el martirio.

b, 2,1) La verdadera caridad fraterna nos hace ayudar al prójimo a adquirir la sabiduría y el amor de la Cruz para alcanzar la bienaventuranza celestial.

b, 3) La verdadera caridad lleva a no dar "un pequeño paso", sino a vivir todos los mandamientos de Dios; ¡La verdadera caridad fraterna ayuda a los demás a vivir todos los mandamientos!

b, 4) La verdadera caridad fraterna nos hace actuar para llevar a nuestro prójimo a vivir en la caridad y, por tanto, en el odio al pecado, especialmente si es grave.

b, 5) La caridad, y sobre todo el celo, explica S. Tomás, lleva a un santo “odio” hacia el pecador, es decir, hacia nosotros mismos y hacia todo pecador, y nos lleva a corregirlo y corregirlo por tal pecado.

b, 6) La caridad nos lleva a trabajar para que nuestro prójimo tenga una fe recta también en cuanto a los mandamientos.

c) El orden de la caridad fraterna en la sana doctrina, especialmente en el art. Tomás, y los errores sobre este orden presentes en el n. 101 de Amoris Laetitia, quien, incluso en este punto, ¡no es tomista!

c, 1) La verdadera caridad fraterna y su orden, aclaraciones introductorias.

c, 1,1) El orden de la caridad fraterna en la Biblia y en los Padres.

c, 1,1,1) El orden de la caridad fraterna hacia los enemigos.

c, 1,2) El orden de la caridad según afirman algunos Doctores de la Iglesia y en algunos documentos del Magisterio.

c, 2) El orden de la caridad y el desorden que se está produciendo por Amoris Laetitia.

c, 3) Las afirmaciones de Amoris Laetitia n.101 sobre el orden de la caridad y su contraste con las afirmaciones del Catecismo de la Iglesia Católica, del s. Tomás, etc

c, 4) Profundización de las afirmaciones de S. Tomás sobre la orden de la caridad fraterna.

c, 5) Otros célebres moralistas y Doctores más recientes entre ellos el s. Alfonso M. de Liguori acoge plenamente el magisterio de S. Santo Tomás, que es la doctrina común de la Iglesia. Algunos pasajes del Magisterio lo confirman.

c, 6) La correcta interpretación de los textos paulinos que parecen afirmar que el hombre debe amar a los demás más que a sí mismo.

Capítulo VI La legalidad de la pena de muerte en la Biblia y en la Tradición y los errores del Papa Francisco al respecto, en Amoris Laetitia y en sus demás escritos.

1) La pena de muerte en Amoris Laetitia, y en otras declaraciones del Papa Francisco.

2) La sana doctrina bíblica, tradicional y magisterial sobre la pena de muerte.

a) Doctrina bíblica.

a, 1) Antiguo Testamento.

a, 2) Nuevo Testamento.

a, 2,1) En Jn. 8 ¿Cristo abroga completamente la pena de muerte?

a, 2,2) Enseñanza de S. Pablo y S. Pietro sobre temas relacionados con la pena de muerte.

a, 2,3) Conclusión sobre la legalidad de la pena de muerte en el Nuevo Testamento.

b) Enseñanzas de los principales Padres y Doctores, en particular de S. Tommaso d'Aquino, sobre la pena de muerte.

b, 1) Padres Preconstantinianos.

b, 2) Padres Post-Constantinianos.

b, 3) Conclusiones sobre la enseñanza de los Padres sobre la legalidad de la pena de muerte.

b, 4) Los médicos y teólogos medievales, en particular el s. Tomás de Aquino.

b, 5) Otros doctores y santos más recientes.

c) Las enseñanzas del Magisterio y del Papa sobre la pena de muerte.

d) Otros documentos y declaraciones recientes especialmente significativos sobre la legalidad de la pena de muerte.

e) Importantes declaraciones de cardenales y obispos que reafirman la legalidad de la pena de muerte incluso después de la modificación del n. 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica.

f) La legalidad de la pena de muerte está afirmada por la ley natural y confirmada por la Biblia.

g) El origen divino del poder público y las sanciones que con razón puede imponer.

h) Aclaraciones sobre la legalidad de la cadena perpetua, que el Papa Francisco cuestiona.

i) Aclaraciones sobre legítima defensa, guerra justa y pena de muerte.

l) La pena de muerte en la tradición judía.

3) Respuestas más directas a las declaraciones erróneas del Papa Francisco sobre la pena de muerte.

4) Un grupo de intelectuales católicos señaló públicamente el error del Papa sobre la pena de muerte.

5) Otros errores del Papa Francisco sobre cuestiones de teología moral cercanas al tema de la pena de muerte.

6) Reflexiones sobre las afirmaciones de algunos autores modernos que han "preparado" o apoyado los errores del Papa Francisco respecto a la pena de muerte.

a) Algunas reflexiones sobre las afirmaciones del teólogo prof. Ciccone.

b) Reflexiones sobre un artículo de Civiltà Cattolica de 1981.

c) Reflexiones sobre el libro "Pena de muerte" escrito por G. Concetti.

d) Algunas reflexiones sobre las declaraciones de N. Blazquez sobre la pena de muerte.

e) Algunas reflexiones sobre algunas afirmaciones de L. Eusebi sobre la pena de muerte.

y, 1) los errores de Eusebi en cuanto a las afirmaciones bíblicas, patrísticas y magisteriales sobre la legalidad de la pena de muerte.

y, 2) Eusebi quiere quitar la dimensión retributiva de la sana doctrina.

e, 2,1) Respuesta fundamental de la Biblia y de la Tradición a las afirmaciones de Eusebi.

e, 2,1,1) Estudio teológico en línea con la doctrina tomista sobre la justicia retributiva en Dios.

e, 2,1,2) Aclaraciones sobre Cristo que juzga y condena.

e, 2,2) Eusebi quiere quitar la dimensión retributiva a las consecuencias del pecado de Adán.

e, 2,2,1) Respuesta bíblica y magisterial a las afirmaciones de Eusebi.

e, 2,2,2) Aclaraciones sobre el "origen" de la muerte.

e, 2,3) Eusebi quiere quitar la dimensión retributiva de los castigos bíblicos apoyándose en la "violencia" atribuida a Dios en la Biblia.

e, 2,4) Eusebi quiere quitar la dimensión retributiva inherente a la Pasión de Cristo ya nuestra vida.

e, 2,5) Eusebi quiere anular la dimensión salarial inherente a la realidad del infierno.

y, 3) Conclusión sobre las declaraciones de Eusebi.

f) Reflexiones sobre las afirmaciones de R. Fastiggi sobre la pena de muerte.

f, 1) Las declaraciones del prof. Las afirmaciones sobre la pena de muerte en la Biblia son infundadas.

f, 2) Prof. Fastiggi evidentemente tiene una idea imprecisa de las pretensiones de los Padres de la Iglesia respecto a la pena de muerte.

f, 3) Profr. Fastiggi se basa en una documentación en gran medida insuficiente con respecto a las afirmaciones magisteriales sobre el tema de la pena de muerte.

g) Reflexiones sobre las declaraciones de E. Christian Brugger en "La pena capital y la tradición moral católica romana" sobre la pena de muerte.

g, 1) Reflexiones sobre las afirmaciones de E. Christian Brugger sobre la pena de muerte en la Sagrada Escritura.

g, 1,1) Declaraciones desviadas de E. Christian Brugger sobre la pena de muerte en la Sagrada Escritura.

g, 1,1,1) Afirmaciones desviadas de E. Christian Brugger sobre Gen. 9,5-6.

g, 1,1,2) Declaraciones desviadas de E. Christian Brugger respecto a Rom 13,1-7

g, 1,1,3) Otras declaraciones desviadas de E. Christian Brugger sobre la Biblia y la pena de muerte.

g, 2) Reflexiones sobre la documentación patrística ofrecida por Brugger.

g, 3) Reflexiones sobre las afirmaciones del art. Estudio Teodoro sobre la pena de muerte.

g, 4) Reflexiones sobre la documentación papal y magisterial ofrecida por Brugger.

g, 5) Reflexiones sobre la crítica de Brugger a las afirmaciones del s. Tomás de Aquino.

g, 6) Reflexiones sobre la irreformabilidad de la doctrina católica que afirma la legalidad de la pena de muerte.

 

Volver a capítulos